martes, 22 de diciembre de 2009
Jere miró hacia el cielo, completamente abstraida, y luego volvio a bajar la cabeza, mientras, sacaba un cigarrillo de sus bolsillos, para luego acercarlo a su boca y aceptar el fuego que le ofrecia Luis.
--Deberias dejar de fumar, --comentó el joven de la chamarra negra y cabello lacio y claro.
--Yo sé lo que hago con mi vida, --respondio secamente Jere, harta de aquel fingido paternalismo que le ofrecia su antiguo aprendiz.
--Como quieras, yo solo decia... --Jere lo interrumpio, simplemente lanzandole al rostro una bocanada de humo, haciendo que el chico empezara a toser...
--Sabes que odio que hagas eso.
--Lo se, y no tienes una idea de como me divierte eso... --dejó de hablar cuando en el cielo nocturno en las afueras de Tres Marias una estrella fugaz dejo verse, en seña de que la lluvia de meteoritos habia comenzado.
--Parece que ya empezo, --Luis se apresuro a decir, justo antes de levantarse y caminar en dirección del campamento, a despertar a Monica, que habiase quedado dormida despues de la larga caminata hasta ese punto en particular.

Monica, se levanto, de mala gana, pero tras perder la niebla que le provocaba despertarse se asombro al ver como el cielo se iba llenando de pequeñas y fugaces luces que atravesaban el cielo de un extremo a otro...
--Apurate, --se limito a decir Luis, y la chiquilla obedecio de mala gana.

Caminó hasta quedar en la orilla de un circulo de piedras que habia construido Jere, con la ayuda de Luis, y una vez que estuvo en la orilla del mismo, Jere se agacho para sacar una tela de su mochila, tras extenderla la arrojo sobre el circulo, de manera que quedó como un tapete improvisado, y luego, observando a Monica y sonriendo sardonicamente le indico.
--Desnudate y entra al circulo.
Monica solamente pudó mirarla, con un poco de asombro,y tras exalar una nube de vaho, indicando la baja temperatura de esos dias de enero, no le quedo mas opcion que obedecer a su maestra, aunque intentó observar de soslayo a Luis, para advertirle que no deberia verla con esa mirada morbosa que solia utilizar cuando ella llevaba escotes pronunciados.
Suspiro y empezo con quitarse la gruesa chamarra que se habia llevado para aquel viaje, y en ese instante sintio como el frio empezo a acariciar su suave piel color chocolate, pero, tuvo que soportarlo, mientra se quitaba los tenis, y al sentir como las piedras frias le acariciaban los pies bajo el calcetin decidio dejarlos un poco mas. Se desbrocho el jean y lo bajo por sus caderas hasta que estuvo lo suficientemente abajo, como para dejar que la gravedad hiciera lo demas. Apreto los dientes con fuerza, odiaba la sensacion de frio en sus piernas, y respiro hondo antes de alzarse la camiseta que tenia por estampado un pequeño gato jugando con una bola de estambre...
--Apurate, --injirio Luis, que la parecer disfrutaba el sufrimiento de Monica, --no tenemos toda la noche.
La chica solo volvio a suspirar, antes de desabrocharse el brassier, dejando su pecho descubierto al frio de enero, y tras dar un ultimo suspiro, bajo sus pantaletas hasta los pies, y aprovechando que estaba agachada se quito de una vez los calcetines, quedando completamente desnuda en aquel paramo desierto del estado de Morelos.
--Entra al circulo, --Pidio Jere, a lo cual Monica obedecio mientras tiritaba de frio, --y luego agachate hasta quedar en cuclillas.

Una vez que Monica estaba asi, intentando mantener el calor corporar pegando lo mas posible su cuerpo, Jere le dio una ultima indicacion.
--Ten en cuenta que todo lo que te he enseñado es para este momento, --y una vez que termino de hablar, dio una fuerte calada al cigarrillo y manteniendo el aire en los pulmones, estiro la mano hasta que quedo en la orilla del circulo, y rapidamente movio la mano, como si usara el cigarrillo como un gis imaginario, hasta haber formando un triangulo dentro de un circulo en el aire.
Despues soltó el humo que tenia en los pulmones con direccion a su dibujo imaginario, pero, al quedar la nube de humo suspendida en el aire, aquel imaginario simbolo arcano se volvio real, y flameante.
Luego, dijo algunas palabras arcanas, que hicieron que el circulo de piedras se encendiera en fuego, y se fuese elevando hasta formar una pared que se elevo cerca de seis metros sobre el suelo...
Luego, volvio a suspirar, y dijo algo melancolica a Luis...
--Solo depende de ella poder salir de ahi... --luego, camino hasta el tronco donde estaba sentada originalmente, y donde la esperaba Luis.
--Yo salie bastante rapido, --presumio Luis. --¿No es asi maestra?
--Sí, pero tu siempre fuiste demasiado precoz.

Monica abrio los ojos llena de terror, el calor del fuego habia hecho que se levantara casi inmediatamente, y empezo a desesperarse, mientras las llamas empezaban a consumir el oxigeno de aquel horno...
--¡Maldicion! --Exclamo, realmente furiosa consigo misma, pues parecia que iba a perder el control de la situacion, y pronto, unas lagrimas empezaron a brotar de sus mejillas.
Se dejo caer al suelo, y estuvo a punto de tomar una posicion fetal, y caer en la desesperacion total, pero, en un ultimo atisbo de razon alzo la vista la cielo, y vio por el ojo del horno, como la lluvia de estrellas fugaces habia cesado y ahora solo reinaba la Luna en su ultima de menguante...
El solo ver a la Luna, su madre, le recupero las fuerzas y poco a poco se fue levantando, y respirando con problemas la atomosfera pobre en oxigeno y llena de humon, puso las manos frente a ella, y se imagino aquella hermosa espada argenta, hecha con el polvo lunar que cayo durante el amanecer de la Tierra, luego, empezo a sonreir, mientras que en su mente no solo habia creado una espada, si no que, tambien se habia creado una tunica violeta, digna de la princesa de la Luna, bordada con hilos de plata, y decorada con sutiles lunas en relieve, mostrando todas sus fases...
Abrio los ojos, para verse vestida de aquella forma, y con su espada argentina en sus manos, y con un solo golpe atajado con la espada, abrio en dos la pared de fuego, y solamente camino a traves de ella, de frente a donde estaban Jere y Luis, esperando...

--Se tardo mas que tu, --Jere no podia dejar de sonrer, y en tono de burla añadio, --pero por lo menos salio vestida.
Luis, solamente intento dibujar una sonrisa en el rostro, y se levanto para recibir a Monica, con una taza de cafe caliente.

Continuara...

Comentarios