miércoles, 08 de abril de 2009
Por fin, despues de algunos años, contare la historia de las apuestas...

Todo empezo hace mil años (como lo hacen todas las historias epicas), y en esa epoca tan triste, nacio un niño, que tenia la peculiaridad de poder ver el alma de las personas, bajo el precio de, que cada vez que veia el alma de una persona su vista se iba degenerando...

El, al principio, por lo menos, no sabia que tenia esa limitante, si no, tal vez, toda nuestra historia seria diferente. Pero hoy no hacemos conjeturas, solo contamos la historia...

Asi, desperdicio la mitad de su vision, cuando niño, observando el alma de las personas, y aprendiendo de  ellas, lo cual es gracioso, porque, el alma de las personas siempre es pura y es hermosa, aunque, con el tiempo, y el dolor, van encerrandolas, dejando que la amargura heche raices en su corazon...
El niño casi ciego, un dia, se encuentra con un espiritu del bosque, porque, han de saber que en ese tiempo, los espiritus todavia se aparecian a simple vista, y por eso teniamos miedo de visitar esas tierras ancestrales...
El espiritu, le dijo, que no observara su alma, y el niño no comprendio...
¿Como explicarle a un ciego de nacimiento que es la vista, o desde el otro lado, como una persona que siempre ha visto puede decirle a un invidente como se ve?
No se puede, simplemente, se hace y ya...

El niño creia que todos poseian su vision, y jamas habia reparado en ello, pero, el espiritu le advirtio que no mirase su alma, y el niño obedecio...
¿Que tal va tu vista?, el espiritu pregunto, y el niño dijo, que cada vez veia menos...

Es tu don, se come tu vista, le explico el espiritu, es el castigo por tan hermoso don, pero, puedo ayudarte, si haces una apuesta conmigo...
¿Que apuesta dijo el niño?

Que si logras encontrar un alma pura que estes dispuesto a amar, antes de que pierdas tu vista por completo, te regresare la vista, a cambio de tu don...
¿Y si no logro encontrarla?, Pregunto el chico
Entonces, tendras que casarte conmigo, y te devolvere la vista, como dote de matrimonio...
Que chiste tiene, pregunto el niño, si de cualquier forma voy a recuperar mi vista...
Dejare que mires mi alma, por un segundo,y asi sabras por que la apuesta...

El niño la observo, y se dio cuenta de la terrible soledad que albergaba un alma tan hermosa, pero, la soledad la habia deformado, y ahora solamente era un triste reflejo de lo que algun dia fue...
Fue tan terrible la vision, que el chico, cerró los ojos con fuerza...

La apuesta, consiste en que logres amar a alguien de verdad, sabiendo que si no puedes, tendras que consolar mi muerto corazon, o dicho de la forma, agradable...
Tendras que anteponer tu felicidad, a la de la criatura que te devolvera la vista, y que solamente añora tu compañia...

Miralo como quieras, en fin, tienes hasta que pierdas la vista, y cada vez que mires un alma, podras decidir, si quieres o no quieres amarla...

Pero, cada error te acercara mas a mi...

El chico, sonrio, y le dijo...
Sera un juego divertido...

Y tras darse la vuelta, penso, para si mismo...

Si gano, sere la peor persona del mundo, pero si pierdo, solo sere un persona mas...
Mientras sea la peor persona del mundo, no tengo que preocuparme por nada, de cualquier forma...
Mi destino esta marcado...



Atte. Al.

Publicado por Desconocido @ 14:50  | Viajes
Comentarios (0)  | Manda!, manda!
Comentarios